Consumo colaborativo: un nuevo modelo de ahorro

“El consumo colaborativo (según una definición de la unión europea) representa la complementación ventajosa desde el punto de vista innovador, económico y ecológico de la economía de la producción por la economía del consumo. Además supone una solución a la crisis económica y financiera en la medida que posibilita el intercambio en caso de necesidad”.

El consumo colaborativo se basa en la confianza y la reputación dos conceptos clave que debemos tener muy presentes.

Vivimos en una sociedad cada vez más conectada que nos permite viajar, financiarnos, consumir de forma conjunta y directa.

Y no debemos perder de vista “lo eco del consumo colaborativo”: compartir y alquilar más cosas significa producir y desperdiciar menos cosas, lo cual es bueno para el planeta e incluso mejor para la propia imagen de uno mismo.