Emisiones de dióxido de carbono

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) tienen dos orígenes, naturales y antropogénicas, teniendo estas últimas un fuerte crecimiento en las últimas décadas (ver IPCC). La concentración actual de CO2 en el aire oscila alrededor de 416 ppm (2020), o 0,0415%, con algunas variaciones día-noche, estacionales (por la parte antrópica) y con picos de contaminación localizados.
El contenido de CO2 nunca ha sido tan elevado desde hace 2,1 millones de años.

La concentración de CO2 en la atmósfera está aumentando desde finales del siglo XIX y el ritmo de aumento se aceleró a finales del siglo XX, pasando de 0,5 ppm/año en 1960 a 2 ppm/año en año 2000 (valor mínimo de 0,43 en 1992 y máximo de 3 ppm en 1998). Desde 2000, la tasa anual de aumento apenas ha cambiado.

Las emisiones antropogénicas mundiales están aumentando cada año: en 2007 las emisiones de CO2 eran 2,0 veces mayores que en 1971.
En 1990 fueron emitidas 20.878 Gt/año de CO2 y en 2005 (26.402), o sea un aumento del 1,7% por año durante este período.
La combustión de un litro de gasolina genera 2.3 kg de CO2

A pesar de la entrada en vigor del Protocolo de Kioto en algunos países en la década de 1990, las emisiones de dióxido de carbono han seguido aumentando.
En 2008, los países «menos desarrollados» representaron más del 50% de las emisiones mundiales

Debido al incumplimiento del Protocolo de Kioto en 2009 se realizó la Cumbre de Copenhague, Conferencia sobre el cambio climático de la ONU 2009, donde participaron 119 líderes mundiales con el objetivo de llegar a acuerdos realistas sobre el cambio climático y emisiones de CO2

Según la Agencia Internacional de Energía, las emisiones de CO2 aumentarán el 130% de aquí a 2050.

Fuente de la información: https://es.wikipedia.org/wiki/Emisiones_de_dióxido_de_carbono